Historia del Hospital Santojanni


Como tantos otros que deseaban trabajar, ayudar a los suyos que quedaban en Italia y labrarse un porvenir de progreso, el joven Francisco Santojanni llegó a la Argentina en aquellos años en que nuestro país era tierra de promisión. No tardó en afincarse y encontrar el bienestar con que había soñado en Europa trabajando primero como cochero para la familia Flores, de quien recibe los terrenos donde se levantaría el hospital, y luego atendiendo su propio y próspero almacén de barrio.

Pero un día, su hijo sufre los embates de lo que por entonces era una terrible enfermedad: Tuberculosis. Esta desgracia personal pone de manifiesto el espíritu solidario de don Santojanni, quien el 10 de enero de 1929, con 69 años y ya viudo de doña Urbana Sánchez, decide legar al municipio bajo ciertas condiciones, una fracción de terreno para la construcción de un hospital para tuberculosos. Las condiciones exigían que la municipalidad construyera el hospital dentro de los cinco años posteriores a su muerte, o su legado quedaría para la Sociedad de Beneficencia Italiana.



El “legado Santojanni” destinó para la construcción del hospital, la suma de $1.336.22 (m/n) y un terreno de 66.185 metros cuadrados. El informe-memoria de la Dirección de Asistencia Pública del año 1938 destaca la importante labor que cumplirá el nuevo hospital con sus 280 camas. Finalmente, el 18 de mayo de 1940, se entrega formalmente el Hospital Donación Francisco Santojanni al Municipio de la Ciudad de Buenos Aires.

Hasta 1977, año en que se cierra para su remodelación, el hospital fue especializado en tisiología. Luego, tras una importante obra que significó la ampliación de todos los servicios y la incorporación de otros nuevos, se reinaugura el establecimiento como Hospital General de Agudos el 14 de abril de 1981, fusionando toda la estructura y personal del antiguo Hospital Salaberry, posteriormente demolido.

Desde entonces y hasta la fecha, el Santojanni trabaja para la salud de la comunidad adecuándose en forma permanente a las crecientes demandas de atención y complejidad de servicios